¡NUEVO poema!

Canto a Mi Guatemala

por José Ernesto Monzón

Música de mi canción,
es una ofrenda floral
para mi Guatemala,
mi tierra linda y criolla
tan pura como el indio,
como el bello quetzal.

Notas que se hacen canción,
versos que yo cantaré
canto a mi Guatemala,
mi patria inmaculada
como la Monja Blanca,
como la flor del café.

¡Oh pedacito de cielo!
como es de fértil tu suelo
¡Ay! en tu sangre latina,
tienes el alma chapina.

Tus cumbres y volcanes,
se besan con el sol,
tus ríos primorosos
son lágrimas de amor.

¡Oh paraíso divino,
mi Guatemala que adoro!
tienes marimba en el alma,
son tus mujeres preciosas
morenas seductoras,
con gracia tropical
como linda doncella
eres novia del quetzal.

Madre por José Ernesto Monzón

¡Madre, madre!
es la luz que ilumina
mi vida y mi cielo,
¡Madre, madre! es el ser
que me brinda ternura y consuelo.

Vengo, ¡Madre!
con las flores más bellas
de mi corazón...
esperando que llegues,
cual rayo de luz...
con el alma y los brazos
abiertos en cruz.

La mujer más divina del mundo,
que merece cariño profundo,
la viejita más linda y más santa,
que me canta y se pone a llorar...

Vengo, ¡Madre!
con los versos más tiernos
de mi dulce amor...
pronunciando tu nombre
bendito, otra vez...
a cantarte y formarte
un altar a tus pies.

Mañanitas Chapinas por José Ernesto Monzón

En la linda mañana que nace
las estrellas se van alejando
con el sol que se acerca alumbrando
y sonriente te viene a cantar.

Un saludo cordial te traemos
con las notas de este alegre canto
que despiertes hoy día de tu santo
entre música y felicidad.

Que te bese la aurora temprana
y que Dios te depare un Edén
y al cantarte junto a tu ventana
la mañana te cante también.

Que te cubra de dicha y de flores
que te arrulle de felicidad
entre música y tiernos amores
te venimos con gusto a cantar.

Retalhuleu

por José Ernesto Monzón

Retalhuleu,
tierra cálida y bella
la calzada "Las Palmas"
te abanica y refresca
y te arrulla el Palmar.

Retalhuleu,
en tu puerto y su playa,
tu febril Champerico
encontré un paraíso
a la orilla del mar.

Cómo llevo grabados
tu palacio y el parque,
con tus calles hermosas
y tu alegre estación.

Tus mujeres bonitas,
capullitos fragantes,
inspiraron versos
de mi dulce canción...

Retalhuleu,
te acarician y riegan
varios ríos sonoros:
Samalá, Ocosito,
Sununá y el Nil...

Retalhuleu,
tus palmeras frondosas
se estremecen al viento
y refrescan y besan
con su suave vaivén...

¡Retalhuleu!

Suchitepéquez

por José Ernesto Monzón

Voy para la "Costa Sur",
ya va caminando el tren,
al salir de la estación
mi corazón, con emoción
late de amor.

Con mi carga de ilusión
voy por el ferrocarril,
al llegar a Patulul
del cielo azul
brota el rumor
de esta canción:

Suchitepéquez, precioso,
tierra fecunda y hermosa,
tierra caliente y frondosa,
cuna de Santo Domingo.

Le cantaré a San Antonio,
a Chicacao y al mar...
cantaré a Cuyotenango,
a Tahuesco y Samayac.

Mazatenango, quisiera
en tu estación bullanguera
ver tus mujeres preciosas
como capullos de rosas.

Con tu avenida tan ancha
y alegre, "La Libertad..."
Mazatenango, yo sueño
tu feria de Carnaval.

Sololá

por José Ernesto Monzón

Sololá, rinconcito divino,
realidad de mis  sueños febriles,
mi cantar me lo dieron tus flores
tus mujeres bonitas y el inquieto Átitlán.

Sololá, en tu lago sublime
y volcanes azules encontré inspiración,
tienes tú, mujercitas sublimes
adorables y bellas que son mi adoración.

Para ti voy cantando estos versos
y con fiesta en el alma te traigo esta canción,
la robé de tu lago tan bello,
pero a cambio de ello
te dejé el corazón.

Lago Atitlán, Sololá

¡Qué primoroso es el paisaje!
que entre celajes las olas dan,
cuando temprano voy navegando
sobre las aguas del Atitlán.

Lindos pueblecitos en sus orillas
llenan de gracia con su primor
y sus volcanes son los guardianes
tan majestuosos que puso Dios.

¡Ah... qué divino, por la mañana!
ir navegando con mi canción,
parece un sueño ver el espejo
donde se mira la cara el Sol.

Y cómo cambian color sus aguas
pasan de verde al azul y añil
y por la tarde es peligroso
cuando lo azota el Xocomil.

Es un orgullo de Guatemala
ese paseo de Sololá,
con sus inditas vendiendo fresas
en las orillas del Atitlán.

Lindo paisaje, es "El Paraíso",
tiene sabor de luna de miel...
guardabarrancas y clarineros
dan la alborada en Panajachel.

¡Ah... qué divino, por la mañana!
ir navegando con mi canción,
parece un sueño ver el espejo
donde se mira la cara el Sol.

Y cómo cambian color sus aguas
pasan de verde al azul y añil
y por la tarde es peligroso
cuando lo azota el Xocomil.